Un recuerdo para el generoso creador de Via Layetana (1922)

Dos angelitos de aspecto barroco sostienen entre sus manos un escudo. Están enclavados en lo alto de una esquina de un edificio escolar en la Vía Layetana. Si nos acercamos descubrimos una inscripción en catalán en el escudo, en la que se lee “Per la munificencia d’Angel Baixeras”

Munificencia es una palabra de poco uso hoy en día. La RAE la describe como “Generosidad espléndida”. Lo que en este caso sirve para presentar con claridad al protagonista de esta historia, el urbanista Angel Baixeras, creador de la reforma de Vía Layetana.

En marzo de 1922 se inauguraba en la vía Layetana un nuevo Grupo Escolar. Era la culminación del deseo de Angel Baixeras, que al morir en 1892 había legado a la ciudad 500 000 pesetas para la construcción de una escuela.

Baixeras, un arquitecto y financiero culto y adinerado, consideraba la inversión en educación como un pilar fundamental en la creación de una sociedad mejor. La Barcelona que el lamentaba, era una ciudad de pocas escuelas, con ciudadanos analfabetos, zonas de gran pobreza y una clase obrera maniatada por su falta de formación.

El edificio de la escuela es obra del notable arquitecto Josep Goday y fue situado en la Vía Layetana, una calle que por entonces simbolizaba poder y riqueza. La calle estaba repleta de edificios gubernamentales, financieros y empresariales. Extraño lugar para ubicar una escuela publica, si no fuera, porque aquella avenida había sido creada por el propio Baixeras al proyectar a petición de la burguesia, una reforma conocida como plan interior que sirvió para poder comunicar de manera directa el rico ensanche de la ciudad (eixample) con el puerto y las mercancías que allí llegaban mediante una via larga y recta que pasara por el centro de la ciudad.

El homenaje realizado bajo el gobierno de la Mancomunitat de Catalunya fue doble. Por un lado se cumplió el deseo de Baixeras de que naciera una nueva y moderna escuela publica en la ciudad y por otro lado, esta fue situada en la calle que el mismo había ayudado a crear, símbolo de la nueva Barcelona que se avecinaba.

Para recuerdo de la generosidad de Baixeras, queda la escuela que lleva su nombre y el pequeño homenaje escultorico de los dos angeles, situados justo en la esquina que da a la elegante y concurrida Via Layetana.

Localización

Vía Laietana num.11

Junto al Colegi Angel Baixeras

Metro: Jaume I

angelbaixeras

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Neus dice:

    Molt bo! Siempre los veo y nunca me he acercado. Pensé que pondría el nombre de la calle como los que hay en la esquina del Teatre Lliure de MOntjuïc.
    Interessantissim, merci!

  2. Bruno Baixeras dice:

    Soy Bruno Baixeras y estoy muy orgulloso de mi apellido. Descendiente lejano de Angel Baixeras, por tradicion todos los primogenitos varones de la familia siempre se han llamado Angel y espero que nunca se pierda. Hizo honor a su nombre, un saludo

    1. Hola Bruno
      La tradición del nombre es un homenaje muy bonito, un modo de recordar para siempre su legado. Gracias por tu visita. Es un placer y un honor recibir la visita de un descendiente de Ángel Baixeras.

  3. Josep Maria Rossell i Molins, ting 94 anys, soc antic alumne del Grup Escolar Baixeres, i durant tota la meva vida l’E magnificat. Eren els finals del 20 i primers dels 30. Era aleshores Director el destacat pedagog, Màrtir Alpera.

  4. Antoni Casals de Nadal dice:

    El Sr. Angel Baixeras Roig no tuvo descendientes, murió soltero. Era hermano de mi bisabuelo D. Manuel Baixeras Roig.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s