El soldado obispo que dio nombre a Sant Martí

San Marti

El carrer del Clot fue durante mucho tiempo la calle principal del pueblo de Sant Martí de Provençals. Como en toda calle mayor ahí se ubicaba la principal sucursal bancaria del lugar, en este caso un bonito edificio de 1918 que pertenecía a la Caja de Pensiones para la Vejez (actual Caixabank). El edificio está coronado por un bonito y colorista mosaico que explica el origen del nombre del actual distrito de Sant Martí.

Cuenta la leyenda que un soldado imperial romano estaba haciendo una ronda de vigilancia a lomos de su caballo, cuando se encontró con un mendigo tiritando de frio. El soldado que no llevaba más que su ropaje militar, cogió su espada y corto la larga capa de su uniforme en dos mitades y cedió una de ellas al mendigo para que este pudiera usarla como manta.

Aquella noche el soldado tuvo un sueño revelador en el que aparecía Jesucristo cubierto con la misma capa que había dado al vagabundo. Ese soldado, que era el futuro San Martin, se convirtió al cristianismo, abandonó el ejército e inicio una larga trayectoria que culminaría con su transformación en obispo de Tours (Francia)

San MArti 2

San Martin adquirió gran popularidad y acabó dando nombre a muchas poblaciones cristianas. Entre ellas al pueblo de Sant Martí de Provençals hoy convertido en barrio de Barcelona y cuya iglesia principal cuenta la leyenda fue visitada por el propio soldado obispo, una historia que el edificio bancario hoy abandonado recuerda en su fachada.

Localización

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Percola dice:

    Cuenta otra leyenda que el mismo suceso tiene otros protagonistas.

    San Martín, ya convertido al cristianismo pero todavía soldado romano, iba patrullando un día frío, pues faltaban tres días para el idus de noviembre (el actual día 11), y se encontró con un mendigo tiritando de frío. San Martín, compadeciéndose del pobre, partió su capa con la espada y le dio una mitad.

    Aquí la versión varía, pues el mendigo no era otro que el diablo disfrazado que esperaba que el Santo cogiera frío y una “galipandria” se lo llevase al otro barrio. Pero, San Martín no estaba sólo. Dios se dio cuenta de la argucia y suavizó la temperatura. De aquí viene el veranillo de San Martín.

    El veranillo de San Martín, este pequeño descanso del ya frío noviembre, fue muy apreciado por los agricultores, de ahí que el Santo sea tan popular.

    Y el otro barrio: El término de Sant Martí de Provençals era realmente extenso. Centrado en la iglesia, cerca de la actual calle Menorca, se extendía hasta el Camp d’en Grassot, en el actual distrito de Gracia, comprendía, evidentemente todo el actual distrito de San Martí e iba más allá de las actuales vías de tren, en una zona conocida como La Sagrera de Sant Martí de Provençals

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s